Relato de una pandemia en clave local: confinamiento, desescalada y camino hacia una nueva normalidad

por Juan Antonio Hipólito Domínguez / 31 de Diciembre de 2020 / Publicado en Coronavirus

“Annus horribilis”. De esta forma describía la reina Isabel II de Inglaterra los desvaríos protagonizados por miembros de su familia en 1992. Dos palabras, tan solo dos palabras, que bien podrían resumir también lo ocurrido en este “año terrible” protagonizado por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2. 2020 finaliza con más de 80 millones de contagios y 1,7 millones de fallecidos por COVID-19 en el mundo. Este es el relato de una pandemia en clave local: confinamiento, desescalada y camino hacia una nueva normalidad.


Todo comienza a mediado de marzo, días antes del estado de alarma decretado por el Gobierno de España, tras la declaración oficial de la pandemia realizada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) a causa del nuevo coronavirus. Los actos previstos para desarrollar en Nerva van cayendo uno tras otro: el concierto solidario organizado por IU a favor de los refugiados saharauis en el que iban a participar alumnos del conservatorio de música Manuel Rojas; los actos organizados por la SEPER Adela Frigolet en torno al Día internacional de la Mujer; el Día del Socio en la peña madridista “La Garza Blanca”; el ‘Supercocido Solidario’ organizado por la plataforma ciudadana de afectados por la gran riada del 19 de diciembre de 2019; y los actos religiosos y culturales programados por la Hermandad del Gran Poder.

En un bando dirigido a la población, el alcalde de Nerva, José Antonio Ayala, anuncia la suspensión de toda actividad pública en espacios municipales y aconsejaba a sus vecinos seguir todas las recomendaciones realizadas por las autoridades sanitarias para ayudar a la contención y la prevención del contagio. Fundación Rio Tinto anuncia también el cierre de sus instalaciones turísticas hasta final de marzo. Atalaya Mining cancela las visitas a la mina de Riotinto, a la vez que recomienda a sus trabajadores adoptar medidas de prevención ante el coronavirus. Y muchas madres y padres adelantan la suspensión de clases de sus hijos como medida preventiva a la fecha fijada por Educación para suspender las clases. 

El lunes 16 de marzo, el centro neurálgico de Nerva presenta un aspecto inusual. Todos los establecimientos comerciales se encuentran cerrados. Tampoco se abre el tradicional mercadillo. Los servicios esenciales son los únicos en mantenerse activos durante los primeros días de confinamiento: farmacias, supermercados, panaderías, gasolineras, entidades financieras, etc. La localidad minera afronta con responsabilidad y civismo los primeros días de cuarentena que terminarían alargándose hasta casi alcanzar el centenar. Ese inicio de semana no pudo ser más atípico, con las calles de Nerva completamente desiertas. 

En general, los nervenses reacción de forma positiva al cierre de comercios y servicios públicos como medida de contención ante el virus. También demuestran un civismo a la altura de las circunstancias gracias al alto grado de conciencia con el que se ha enfrentado esta crisis sanitaria, como en cualquier otro municipio o ciudad del país, salvo excepciones muy lamentables, que afortunadamente no pasan de ser puntuales. 

 

 

Actuaciones imprescindibles

El 19 de marzo, el alcalde de Nerva, José Antonio Ayala, da orden de iniciar un plan de limpieza de las calles con una solución desinfectante fabricada en Flomay Química que comienza a esparcirse por las vías públicas gracias a la colaboración de DSM (Ditecsa), Organic Citrus (antigua Riotinto Fruit) y Desatascos Gallardo, así como con medios propios municipales. Más tarde, a esas tareas de limpieza se suma en horario nocturno un atomizador tirado por un tractor conducido por José Gómez. Estas tareas de desinfección se mantendrán prácticamente durante todo el estado de alarma.

Además de las iniciativas puestas en marcha desde la Administración local para intentar paliar en la medida de lo posible los efectos de la COVID-19 entre la población, también se emprenden otras acciones en colaboración con otros colectivos e instituciones, como Cruz Roja y Protección Civil, encaminadas a hacer la vida de los nervenses más llevadera durante los días de confinamiento. De la misma forma se imparten clases deportivas online y se llevan a cabo recitales de poesías y lecturas compartidas a través de Internet, como las organizadas por la periodista nervense Carmen Alcázar en colaboración con la Emisora Municipal Onda Minera RTV Nerva.



 

Primeros casos y muertes

El 24 de marzo, el primer edil nervense solicita a la Subdelegación del Gobierno de España en Huelva la intervención de la Unidad Militar de Emergencia (UME) para proceder a la desinfección de la Residencia Geriátrica ‘María de la Paz’ tras dar positivo por coronavirus en una de sus residentes, ingresada en el Hospital Comarcal de Riotinto.

La anciana, vecina de Minas de Riotinto, fallece días después. También se solicita a las autoridades sanitarias la realización del test rápido a los cerca de 70 trabajadores que atienden al más del centenar de usuarios con los que cuenta la residencia. Afortunadamente, los resultados dan negativo, tanto para trabajadores como para usuarios. Pero lo peor esta por llegar.

 

El primer mazazo serio llega el 20 de abril con la muerte por coronavirus de uno de los vecinos más entrañables de la localidad. Ernesto Martínez Illescas era una persona muy querida, respetada y admirada por todos. Provenía de una las familias numerosas más populares de Nerva, familia de panaderos, de trabajadores, de emprendedores, de luchadores como él, su mujer y sus cuatro hijos. Tras dejar el negocio familiar emprendió el suyo propio en el ramo de la joyería. Tenía don de gentes. Trataba con todos por igual. Su carácter siempre afable le granjeó la simpatígeneralizada de cuantos le llegaron a conocer.

Vitalista por naturaleza, siempre optimista, prefería ver la botella medio llena a verla medio vacía. Amante de su familia y defensor a ultranza de su pueblo. Siempre tuvo palabras bonitas y agradables para su querida y amada Nerva, así como para todos sus apreciados vecinos. Le gustaba ensalzar la ‘Tierra de Artistas’ de la que siempre iba haciendo gala allá por donde fuera. Cultivaba su afición por la pintura y la música. De hecho, su espíritu joven siempre le acompañó como alumno de la Escuela Municipal de Pintura ‘Antonio León’ y del Conservatorio Elemental de Música ‘Manuel Rojas’. También lo fue de la Sección de Educación Permanente de Adultos, SEPER, Adela Frigolet.

Siempre dispuesto a colaborar con lo que hiciera falta, también destacó por su generosidad y solidaridad, así como por su compromiso con los valores más fundamentales por los que toda buena persona que se precie de serlo ha de regirse en la vida. Todo un ejemplo a seguir por sus semejantes. En mente tenía aspirar a la presidencia de la Asamblea Comarcal de Cruz Roja en Nerva. Sin duda alguna, hubiera sido un buen presidente. A partir de ahora, todos los que tuvieron el gran honor de conocerlo lo llevarán en lo más profundo de sus corazones. Hombres como Ernesto Martínez Illescas nunca mueren, siempre perduran en la memoria de todos. La crueldad de esta enfermedad impide acompañar físicamente a familiares y amigos en el duelo de sus seres más queridos. Sin embargo no puede con las infinitas muestras de cariño que se multiplican por las redes sociales.  

 

 

 

El segundo golpe no tarda en llegar. Cuatro días después del fatal desenlace de Ernesto, en la misma semana, Nerva asiste en estado de shock al fallecimiento por coronavirus de otra vecina, muy conocida y querida en la barriada de la Fuente Tomé: Encarni Pérez, ingresada también desde hacía semanas en el Hospital Comarcal de Riotinto. El Ayuntamiento de Nerva decreta otros dos nuevos días de luto con banderas a media asta y pide que se guarde un minuto de silencio y se le dediquen los aplausos solidarios de las 20:00 horas. Y al igual que ocurrió con Ernesto, las redes sociales se inundan de condolencias virtuales. La crueldad de esta enfermedad impide acompañar físicamente a familiares y amigos en el duelo de sus seres más queridos. Sin embargo no puede con las infinitas muestras de cariño que se multiplican por las redes sociales.  

Juanma destacaba de su madre el carácter luchador que mantuvo hasta el final, hasta conocer que su único hijo se había curado después de pasar la enfermedad, como ella. Entre las innumerables llamadas de ánimo y condolencias recibidas, el hijo de Encarni recibe la de Ernestín, el hijo mayor de Ernesto.

“Me ha llamado Ernesto y hemos estado hablando por espacio de media hora. Ha sido un gran gesto por su parte. Hemos quedado para sentarnos un día más tranquilos cuando todo esto pase para compartir el sufrimiento de dos familias ante esta enfermedad aterradora”, comentaba Juanma en declaraciones a la Emisora Municipal Onda Minera RTV Nerva. Mientras que Ernestín añadía: “Sé perfectamente por lo que está pasando. No hay palabras para describirlo. Se hace las mismas preguntas que nos hacíamos nosotros, y es que hay cosas que no tienen explicación. Espero haber podido servirle de ayuda. Otro día más de duelo, de echar de menos, de sonreír con los recuerdos. No nos queda otra”.

Dos situaciones idénticas, con el mismo dolor, el mismo sufrimiento, las mismas preguntas sin respuestas.

Antes de que finalice el año, la COVID-19 vuelve a poner a prueba la resilencia de los nervenses con un nuevo fallecimiento. El 5 de noviembre, Elia María Francés Escobar protagoniza la cuarta muerte causada por el nuevo coronavirus en Nerva. Tras dar positivo, Elia llevaba ingresada varios días en el Hospital Comarcal de Riotinto, junto a sus padres. Días después de su fallecimiento, muere también su padre, tras curarse. La madre permaneció varios días en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) luchando por mantenerse con vida, como finalmente logró. Otro de los hijos del matrimonio Francés-Escobar logra superar la enfermedad.

 

Reparto masivo de mascarillas

El 17 de abril, voluntarios de Protección Civil y Cruz Roja, junto a un grupo operarios municipales del Ayuntamiento de Nerva inician un reparto masivo de mascarillas, casa por casa, que entregan en mano a los vecinos de toda la localidad. Se trataba de una primera remesa a la que siguieron otras tantas. Las mascarillas que se reparten son de tipo quirúrgicas, junto a otras elaboradas por más de una veintena de costureras locales de forma voluntaria, con material proporcionado por el Ayuntamiento y donaciones particulares. 

 

 

Solidaridad

Las muestras de solidaridad se multiplican a lo largo de toda la cuarentena: la empresa comarcal de telecomunicaciones ‘Snell’ reparte miles de pantallas protectoras entre el personal sanitario de hospitales, centros de salud y residencias, miembros de Protección Civil y Policía Local, y realiza un descuento del 100% en los servicios de Internet y televisión en las facturas a empresarios afectados por la crisis sanitaria; la empresa local Tepido3D participa en el abastecimiento de material sanitario a los centros hospitalarios mediante impresión en tres dimensiones; Previcor ofrece cursos de formación online gratuitos dirigidos a comerciantes afectados por el paro obligatorio de su actividad productiva; Casa Idolina cocina para trabajadores de servicios esenciales y los niños de las familias más vulnerables golpeadas por esta crisis; Flomay dona las 36t de desinfectante con las que se limpian las calles de la localidad; y Anisados Arenas fabrica cajas de gel hidroalcohólico para los centros sociosanitarios de la zona.

Además, los menores de familias vulnerables, escolarizados en infantil y primaria, se benefician del Programa de Refuerzo de la Alimentación Infantil, contemplado en el Plan SYGA que gestionan las Consejerías de Educación y de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación. La coordinación del Área de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Nerva permite la ampliación del programa a más de medio centenar de beneficiarios, que días más tarde amplían con la ayuda de Cáritas.

 

 

Nervenses por el mundo comparten impresiones

A comienzos de abril, el administrador de ‘Nervenses por el mundo’ en Facebook cuelga un video animando a los integrantes del grupo a compartir el transcurrir diario de esta cuarentena sin salir de casa. Muchos comentan sus quehaceres diarios: salir solo para cosas esenciales, trabajar desde casa con un portátil, cuidar a familiares mayores, hacer ejercicio, leer, contactar con familiares y amigos a través de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, etc. A otros tantos es la emisora municipal de su pueblo natal la que se pone en contacto con ellos para entrevistarles a través de videoconferencia: el cura Antonio Fidalgo en Perú; el periodista de El País, corresponsal en el Magreb, Francisco Peregil; el empresario jubilado Idalio Colinet en Argentina; José María Gil en Francia; José Ángel López en Suiza; Berto Manuel López en Bélgica; Joaquín Ruiz en Alemania, etc.

Ninguno de los encuentros habituales de estos nervenses por el mundo en su tierra natal (agosto) y en la Barcelona (noviembre) a donde tantos emigraron en su día se llegarán a celebrar en este “annus horribilis”.  Pero siempre les quedará el grupo de Facebook creado por Juan Carlos Domínguez Cerrato en octubre de 2013 con el objetivo de establecer comunicación entre nervenses y personas vinculadas a Nerva desde cualquier rincón del mundo. En la actualidad, alrededor de 5.500 seguidores repartidos por medio planeta, con la localidad minera como denominador común, se dan cita en las redes sociales para compartir todo tipo de vivencias. El número de integrantes que forman parte de este grupo supera ya al del propio municipio. 

 

Último caso positivo antes de la segunda ola

El 27 de abril, el Hospital Comarcal de Riotinto da de alta a su último paciente ingresado por coronavirus antes de la segunda ola. Esta es una de las noticias más esperadas en la Comarca, uno de los momentos más deseados por los sanitarios que tratan directamente con la enfermedad, a los que se suma la inmensa alegría que sienten familiares y enfermos. 

A estas alturas de pandemia, la Cuenca Minera de Riotinto registra 28 casos positivos de coronavirus. La localidad con mayor número de habitantes, Nerva, alcanza los 11 positivos, seguida de Zalamea la Real con 9, Minas de Riotinto con 5, 2 en Campofrío y 1 en El Campillo. El resto de localidades menores, Berrocal y la Granada de Riotinto, no registran ningún caso positivos. De todos los casos positivos que se registra en la zona, cinco tienen un fatal desenlace. 

Nerva, al igual que otros municipios de la Cuenca Minera de Riotinto, es seleccionada por el Ministerio de Sanidad para llevar a cabo entre los vecinos de la zona un estudio de seroprevalencia con la intención de estimar el porcentaje de población española que ha desarrollado anticuerpos frente al COVID-19. Con este estudio pretenden estimar el porcentaje de la población española en desarrollar anticuerpos frente al nuevo coronavirus. La provincia onubense, con un 1,2% de población que ha superado la enfermedad y desarrollado anticuerpos, presenta la menor tasa del país, sólo por delante de Ceuta. 

 

Sin fiestas ni piscinas

El camino hacia la nueva normalidad se lleva por delante las fiestas tradicionales de barrios previstas para los meses de junio y julio. Tampoco se lleva a cabo la multitudinaria Romería de San Antonio, ni los populares Pirulitos del Pozo Bebé con su espectacular hoguera de San Juan, ni la Velada de Santa Ana. De la misma forma, se cancelan las fiestas mayores de agosto, con La Villa y San Bartolomé como protagonistas indiscutibles. Además, la piscina municipal de verano permanece cerrada durante toda la etapa estival como medida de prevención. Tanto las autoridades locales como las propias hermandades entienden que el riesgo de sufrir un repunte en la enfermedad es demasiado alto. Y así lo entienden también los vecinos.

 

 

Desescalada

El mayo florido y hermoso que todos esperaban cada año, como reza el refranero climático español, pasa a la historia por ser el mes en el que se inicia la desescalada del confinamiento.

A comienzo de este mes, con el inicio de la Fase 0 de desescalada vuelven a abrir los pequeños locales con cita previa para la atención individuales de clientes, como peluquerías, centros estéticos, ópticas, librerías, etc. Además, bares y restaurantes comienzan a ofrecer a su clientela servicios bajo demanda a domicilio. Se iniciaba el camino hacia la nueva normalidad.

A las dos semanas arranca la Fase 1 con la reapertura de las terrazas de bares y apertura de comercios pequeños, iglesias, instalaciones deportivas al aire libre (una semana después abre también sus puertas el Gimnasio Municipal de forma individualizada y con cita previa) y parques públicos para los que se aplica un plan de choque de adecentamiento de plazas y zonas verdes. En esta fase también reabren sus puertas el museo Vázquez Díaz y la Biblioteca Municipal ‘José María Morón’. 

Durante la última semana de mayo, con el inicio de la Fase 2, se reactiva el mercadillo de los lunes. También abren sus puertas el Ayuntamiento de Nerva y las dos grandes sociedades locales del municipio, el Círculo Comercial, más conocido como ‘Mercantil’, y el Centro Cultural.

Para el fomento de un consumo local con responsabilidad, la Concejalía de Desarrollo pone en marcha en colaboración con la Asociación de Empresarios de Nerva una campaña informativa sobre cómo realizar las compras en comercios locales guardando las medidas de seguridad y prevención. Además, la Emisora Municipal Onda Minera RTV Nerva ofrece publicidad gratuita a todos aquellos comerciantes interesados en promocionar la reactivación de sus negocios.

En la inmensa mayoría de los casos, los nervenses transitan por cada una de estas fases hacia la nueva normalidad con absoluta responsabilidad y civismo, siempre intentando mantener las medidas de seguridad y prevención implantadas por las autoridades sanitarias, y sin bajar la guardia en ningún momento. 

A finales de junio, Nerva se instala definitivamente en la nueva normalidad en la que las medidas de prevención, con hidrogeles a las puertas de todos los establecimientos comerciales y zonas de trabajo, y el distanciamiento mínimo de seguridad entre personas, parecen llegar para quedarse por mucho tiempo. A mediado de julio, el Grupo Técnico Asesor de Covid-19 avala extender el uso obligatorio de mascarillas en todo el territorio andaluz con el fin de evitar una posible transmisión comunitaria no controlada. Días después, el Ayuntamiento de Nerva retoma la desinfección de las calles de la localidad.

 

 

Antesala de la segunda ola

Tras más de tres meses sin nuevos registros de positivos por coronavirus en la Cuenca Minera de Riotinto, a comienzo de agosto, la oficina de CaixaBank en Nerva cierra al público ante los casos detectados en dos de sus empleados. Este va a ser el primero de un reguero de casos que terminarán por confirmar la segunda ola de COVID-19 en la zona. También se registran casos positivos en trabajadores de subcontratas de Atalaya Mining, empresa que gestiona las históricas minas de Riotinto, y funcionarios del Ayuntamiento de Nerva, así como dos brotes, uno en Minas de Riotinto y otro en el centro sociosanitario de Aspromin, en la localidad vecina de El Campillo.

Con el comienzo del nuevo curso escolar llegan los primeros casos positivos en el interior del cole. El 23 de septiembre, el CEIP Maestro Rojas de Nerva cierra una de sus aulas tras el positivo registrado en uno de los tres alumnos que mantuvieron contacto estrecho con los últimos casos de COVID-19 registrados en la localidad minera. Este caso viene a sumarse a los detectados en otros municipios de la Cuenca Minera de Riotinto. El 16 de octubre vuelve a registrarse un segundo caso en el cole de Nerva, sin mayores consecuencias que el cierre de aulas y pruebas a los compañeros y profesores del alumno afectado.

Ante el aumento de casos surgidos tras el verano, el Nerva CF se planta y anuncia que no va a estar presente en la competición en la temporada 2020/21. Así lo confirma el club albiceleste en un comunicado público realizado a través de en su perfil oficial de Facebook. “Y no vamos a competir, NO por falta de proyecto, ni de ganas, ni de ilusión, incluso ni de recursos económicos. La única razón que nos ha hecho tomar esta decisión es, simplemente, COHERENCIA”, aclaran. A este acto de rebeldía se suman otros quince clubes de 2ª Andaluza-Huelva.

Made with Flourish

 

Aumento de casos

A finales de octubre, el Ayuntamiento de Nerva solicita la ayuda de las familias para frenar el aumento de casos positivos por COVID19 entre la población juvenil menor de 18 años. En un comunicado público dirigido a la población, apoyado por los directores de los centros de educación de la localidad minera, piden que se conciencie a los menores en el seno familiar para que se cumpla con las medidas de seguridad, principalmente el uso de mascarilla en todo momento, el número limitado de personas en una reunión (hasta seis) y el mantenimiento de la distancia social para evitar contagios, con el objetivo de salvaguardar la salud pública.

En un comunicado conjunto hecho público a comienzo de noviembre, los alcaldes de la Cuenca Minera de Riotinto muestran su preocupación por la “situación límite” que atraviesa la zona con “un aumento grande de casos y las perspectivas no son positivas”. Piden ayuda e información a la Delegación de Salud y apelan a la responsabilidad de sus vecinos ante la situación por la que atraviesa la zona. Días después, la Junta de Andalucía anuncia el endurecimiento de las medidas anticovid en todo el territorio andaluz. El 11 de noviembre, la comunidad educativa de Nerva se planta en demanda de protocolos sanitarios “efectivos e igualitarios” y deja las aulas vacías.

Según los datos que maneja la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, desde que comenzó la crisis sanitaria provocada por la pandemia del nuevo coronavirus, Nerva finaliza este “año terrible” con 88 casos positivos y cuatro fallecidos por COVID19. Se trata de la localidad de la Cuenca Minera de Riotinto (15.190 habitantes) con mayor número de personas afectadas, seguida de Minas de Riotinto (68 positivos y dos fallecidos), El Campillo (55) y Zalamea la Real (49). De los siete municipios que forman parte de la Comarca, únicamente Berrocal se salva de contagio alguno. La Granada de Riotinto ha finalizado el año con tan solo un caso positivo y Campofrío con siete.

A pesar de pasar a la historia como un “annus horribilis” a causa de la pandemia provocada por el nuevo coronavirus, 2020 también se recordará por la resilencia, solidaridad y empatía demostradas por la ciudadanía. Antes de que finalice el año, vuelven a mostrarse acciones que reafirman estos valores, como las ayudas públicas anunciadas desde el Ayuntamiento de Nerva al comercio local, o la donación de 600 euros del presupuesto del tradicional almuerzo de Navidad por parte del Centro Cultural de Nerva al Asilo de Ancianas de la localidad, o el caluroso aplauso tributado a alumnos y profesores del CEIP Maestro Rojas en señal de afecto y reconocimiento al comportamiento demostrado en plena pandemia de coronavirus.

 

 

Esperanza ante el año nuevo

A final de año, los usuarios y trabajadores de la residencia geriátrica 'María de la Paz' de Nerva, así como las ancianas y cuidadoras del asilo gestionado por la Obra de Jesús Nazareno, también ubicado en la localidad minera, esperan con ilusión vacunarse contra la COVID-19. La incidencia logística registrada en la fábrica de Puurs (Bélgica), impide el traslado de una nueva remesa a España, provocando el aplazamiento de la vacunación prevista para este lunes 29 de diciembre. Si bien en un principio se habla de retomar la iniciativa esta misma semana, todo apunta a que en Nerva no será hasta pasado Reyes, ya estrenado el año nuevo.

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que accepta su uso.

Acceso

Registro

¿Olvidaste tus datos?

ARRIBA